francescllorens.eu

Low-Intensity Philosophy

La biología y el signo. Del Hombre Universal al Autómata

¿Sociedad de la información? No. Sociedad “informatizada”, investida de información, obligada a existir en tanto red de intercambio informacional. Hombre informatizado, obligado a existir en tanto nodo. Sociedad acelerada en la que los simulacros, los signos, preceden radicalmente, sustituyéndola, a la realidad, como en la biblioteca de Babel de Borges, cuya extensión acaba correspondiéndose con la del universo entero.

Los signos se presentan y proyectan por doquier; sólo hay signos, sólo hay “marcas”, inscripciones, estrategias vacuas de lo que no existe. El umbral informacional (los 7±2 “trozos” informacionales absorbibles de Miller) quedaría ridiculizado por el poder acumulador y organizador de las herramientas virtuales, por el entramado hipostático que rodea al individuo integrado con sus tecnologías. La tecnología, más allá de su función amplificadora, cumple una función integral. Esta integración faculta al sujeto para trascender su dimensión biológica, dado que funciona como extensora de las antiguas y desusadas bibliotecas, permitiendo al hombre salir “fuera de sí” y trascender tentacularmente su ínfima capacidad de proceso y control (cada ojo humano, por ejemplo, posee una resolución no mayor de 5 megapíxeles).

La sustitucion de lo biológico por lo sígnico, pues de eso se trata en el fondo, entraña la suspensión del Hombre Universal, decretado en el Renacimiento. En el lugar de un hombre idéntico a sí mismo hallamos ahora la mutabilidad de un Proteo, o el juego de mascaradas de Circe. Rendidas las fronteras entre la biología y el signo, toda antropología convencional queda interrumpida y el hombre ya no es singular o universal más que por referencia al objeto informativo, o al principio de realidad informacional, que es el que ha obrado esa disolución. Abolición, pues, en primera instancia, de la metafísica tradicional basada en la re-presentación y la primacía del sujeto sobre el objeto. Desplazamiento, deslizamiento del hombre hacia el territorio inverso de la metafísica de los signos, la que abre la puerta a la tecnología y al androide como nuevo referente.

Somos tanto seres biológico cuanto enormes máquinas amplificadas (la palabra de moda es “aumentadas”), cuanto ninguna de estas cosas. Desde fines de los años 70 el mundo del cómic escenificó a la perfección el desplazamiento de la era del “humanismo industrial” a la del “automatismo postindustrial”: diseño y reinvindicación de un espacio urbano, hiperbarroco, saturado de signos. High Tech de la representación. Alta tecnología, sofisticación, hiperrealidad de la técnica, que dejaba de ser analizada en términos políticos –franckfurtianos- como identificante. Invasión del espacio natural, de la biología desnuda, por la maquinaria, la escafandra, los sistemas artificiales de transporte, envío, carga, manutención, gestión. Todas las operaciones básicas del mantenimiento social y cultural devienen mediatizadas por el nuevo principio de realidad que es, a la vez, un principio de irrealidad.

En el presente, este hombre investido con los signos de lo tecnológico se ha arquetipizado, como ha ocurrido con la noción de hombre en cada momento histórico. Sin embargo, en esta ocasión el arquetipo, desde el punto de vista filosófico, no se define por una Presencia, por un rasgo metafísico esencial (que permitiría la ficción de pensarlo y recuperarlo en una novedosa y finalmente visible “naturaleza”) sino justamente por una Ausencia o pérdida absoluta de los anclajes y las referencias históricas de su yo trascendente (eso que se denominan “metarrelatos” legitimadores). El hombre ha quedado solo, con el sólo signo de su cuerpo. Y esta no-naturaleza se deconstruye y reconstruye de modo recurrente a través del  residuo de yoidad, de self, residuo sin importancia, sin trascendencia, que no es moral ni amoral, que simplemente es una, en términos de Eugenio Trías, “trascendencia vacía” y que, precisamente por no ser nada, lo es potencialmente todo. Como el autómata.

Hay que reconsiderar  el carácter de este hombre. Sobre todo hay que eludir la ilusión, producida por la metafísica occidental, de una pérdida irreparable. No se puede perder lo que no existe y, si se pudiese, se trataría de la pérdida, como Nietzsche notó, de una ficción y su sustitución por otra. Condenados a la ficción del signo, los autómatas de la era postecnológica, aquella en la que todas las operaciones conscientes, incluidas las estructuras lógicas de decisión, quedarán en manos de aplicaciones, se mezclarán con sus creadores demostrando finalmente que son, sin más, el producto autónomo de un sujeto que jamás existió.

próximo puesto

Atrás puesto

4 Comentarios

  1. Josu Uztarroz 20 abril 2012

    Desde el surgimiento de los procesos de auto-conciencia con la llegada de la escritura y sobretodo, de la imprenta, nuestra vida no es sino la construcción de una narración de nosotros mismos. La herramientas tecnológicas, empezando por el propio lenguaje oral, la escritura y ahora la comunicación mediada por la electrónica lo que hacen es dar nuevas dimensiones a esta narración. La tecnología de la escritura nos esciendió de la “realidad”, nos separó, y creimos que había algo objetivo ahí fuera, un mundo que explorar. Porque antes de eso no había nada, no había historia, ni conciencia del yo, o sea que todo es “una invención”, un discurrir narrativo a través de los diferentes” medios”, en una deriva a la que en mi opinion no tienen sentido valoraciones “morales”. No hay humanidad ni conciencia sin la mediación de la tecnología. Somos narración desde que tenemos conciencia y ahora estamos en una transformación profunda de estos proceos. hace poco he escrito algo sobre esto aquí: http://bit.ly/INsNjj
    Un saludo

    • Francesc Llorens 20 abril 2012 — Autor de artículo

      Me gusta, y comparto, el planteamiento de que en definitiva la historia sería una gigantesca tautología, un dar vueltas en torno a nosotros mismos. Una especie de Parménides y Stirner (estoy simplificando, soy consciente, pero son referencias que conceptualmente me parecen correctas). Y sí, la tecnología vendría a suponer una nueva vuelta de tuerca en esta escritura constante de nosotros mismos. Escritura que se obsesiona con la ilusión de objetividad y externalidad, y necesita producir sus propios metarrelatos legitimadores.
      Gracias por tu produnda reflexión. Un placer que hayas pasado por aquí a leer mi post. Me he pasado por tu post sobre poética y me lo guardo para posterior lectura. Pinta muy bien.

  2. huifang12 20 abril 2012

    El corte brutal con el pasado es evidente. El pensamiento se ha trastocado y ha dejado de ser “humano” para convertirse en “humanoide”. Me parece un estudio excelente sobre los cambios, un tanto grotescos pero creíbles e increíbles, producidos por la era de los signos.

    • Francesc Llorens 20 abril 2012 — Autor de artículo

      Gracias. Teresa, por tus palabras. La serie sigue y tengo que refinar aún alguna cosa que tengo escrita en esta misma dirección. Desde luego, ahora se habla de que la tecnología inteligente nos impele hacia el modelo del androide, pero sostengo que esa evolución imparable hacia la integración comenzó a producirse con la semiótica y la teoria social de la comunicación.

© 2017 francescllorens.eu

Tema de Anders Norén